El barrio de Gràcia es una de las áreas más singulares, autóctonas y bohemias de Barcelona, llena de vida, bares, plazas y actividades culturales. Particularmente, yo te recomiendo la Plaça del Sol, agitada y llena de bares, y la Plaça de la Virreina, tranquila y bella. Créeme, Gràcia es una experiencia que no puedes pasar por alto.

 

En los alrededores, en el barrio de Gràcia, hay una gran variedad de cafeterías, bares y restaurantes. Las plazas encantadoras Plaza del Sol y Plaza de la Vila de Gràcia se encuentran a unos 10 minutos a pie. Gracia es una opción genial para los viajeros interesados en arquitectura, ocio nocturno y museos.

 

El Park Güell queda sólo a 15 minutos de paseo; y la Casa Vicens, la primera obra de Gaudí en Barcelona, está a penas a 5 minutos a pie. Por cierto, en la Plaza Lesseps está la mejor biblioteca de la ciudad.